Nostalgia

Imagino que se trata de nostalgia. O es la pura necesidad. Cinco o seis años mantuve mi anterior blog, Errante y errata. Lo cerré hace casi dos, por aburrimiento, por cansancio. Pero por sobre todo, por falta de tiempo. He retomado la escritura tras varios meses de silencio. Ayer escribí 3 páginas de mi segunda novela. Una hora y media de trabajo. Fue una estupidez no haber hecho save a tiempo. Una hora y media tiradas a la basura. Estoy orgullosa por haberme controlado. Mi primer impulso fue estrellar la máquina contra la pared. Pensé en el ejemplo que le daría a mis hijos. Fue lo único que me detuvo. Hoy fui a comprar una computadora nueva, algo que jamás podría haber hecho, haberlo decidido casi sin pensarlo, de haberme dedicado de lleno a la escritura. Cuando se tiene dinero no se tiene tiempo y viceversa. Ahora intento combinar ambas cosas. Los días que no pueda escribir la novela o avanzar en algún proyecto de escritura serio, vendré. Dicen los grandes que hay que practicar todos los días. Dicen los grandes que una vez fueron chicos. Mienten. La ley de la vida dice lo contrario: se nace grande y se muere empequeñecido. Imagino que se trata de nostalgia.

Nostalgia