Con-memorar

Según Wikipedia, “la primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza.” Cómo se corrió para el 8, no tengo ni idea y no es lo importante para este artículo. Sería interesante hacer un análisis de los países por los que se ha ido extendiendo y en qué marco político. Sería interesante saber si esto ha significado alguna diferencia a lo largo de la historia reciente de la lucha de la mujer por sus derechos.

Quisiera remarcar el hecho de que el Día Internacional de la Mujer comenzó siendo para la mujer trabajadora. Y aquí quisiera detenerme en la pregunta: ¿Qué es el trabajo? ¿Es el trabajo solo aquello por lo que se recibe una compensación económica? Y cuál es el monto mínimo para que una determinada actividad se considere un trabajo. ¿Tiene esto relación alguna con el hecho de que se paguen impuestos o una mujer que trabaje sin estar en plantilla es trabajadora? Y, a menos que el trabajo sea algo que se realice de manera obligada y sin placer, ¿no es trabajoso estar siempre atenta a lo que los demás puedan necesitar, una ayuda médica, una caricia, un plato de sopa, una cama tendida, un frasco de aspirinas, un par de pantalones nuevos, una planchadita a la camisa, una media que no aparece y tantos miles de millones de detalles que tenemos en mente a cada instante las mujeres que tenemos niños o padres a cargo (algunas incluso tienen maridos a cargo)? O estas mujeres no son trabajadoras, son madres o hijas o esposas y por eso el Día internacional de la Mujer no las incluye…

¿Qué conmemoramos? Conmemoramos que la diferencia de fuerza física permita a algunos descerebrados a usar los puños cuando no saben usar las palabras para explicar su frustración. Y la ley no haga lo suficiente. Conmemoramos que nos toquen el culo porque nos pagan un sueldo que igual es mucho más bajo del que nos correspondería si tuviéramos un par de huevos entre las piernas. Conmemoramos que no nos permitan acceder a puestos relevantes en el mercado laboral porque debe ser un poco humillante para un hombre tener que negociar su sueldo con una mujer. (Por suerte he dado con una de las pocas empresas en las que esto no existe, pero son la minoría). Conmemoramos que debamos elegir entre la maternidad y nuestra independencia económica y que casi siempre prefiramos ser buenas madres a ser mujeres libres de decidir dónde caernos muertas, o seguir vivas, sin temer a que nos impongan las ideas ajenas por falta de posibilidades. Conmemoramos que sea tan diabólicamente difícil llevar una vida armoniosa en la que tengamos un cachito de tiempo para todo porque todo exige un montón de tiempo y el día tiene 24 horas. Y en esas 24 horas queremos ser buenas profesionales y buenas madres y buenos padres y buenas hijas y buenas hermanas y buenas amantes y estar bellas y cuidar nuestra salud y alimentar también nuestro espíritu. Entonces desistimos de la salud, que es lo más fácil, o renunciamos a ser buenas profesionales. Y seguimos soñando con que algún día tendremos tiempo para todo. Cuando lleguemos a los 65 y nos jubilemos con una jubilación de mierda, pero al menos ya no nos va a importar tanto lo que opinen los demás. Nos maquillaremos demasiado para ir a tomar el té, cosa que nunca hicimos, con las amigas. Hablaremos de los dolores a causa de la osteoporosis, del temor de la convivencia con nuestras parejas cuando se jubilen y no sepan qué hacer con su tiempo libre, de nuestros planes más recientes. Y seguiremos conmemorando lo que jamás deberíamos haber conmemorado de un principio. Ni festejado, ni celebrado, ni haber creído tan importante como para tener un día especial. Porque el Día Internacional de la Mujer debe ser abolido y, en su lugar, deberíamos celebrar todos los días contar con la seguridad física, espiritual, social, económica y mental, que todo ser humano merece simplemente por su intrínseca condición humana.

Advertisements
Con-memorar

3 thoughts on “Con-memorar

  1. Blue says:

    Buf, cómo pintas el futuro. Lo peor es que tienes razón.
    Pues aquí ya se le llama Dia de la Mujer para que abarque a todas, pero al final acaba siendo como una especie de Día del Feminismo. La verdad es que no le hago mucho caso, jaja.
    Besos.

    Like

    1. Y sí, Blue, es indudablemente el Día del Feminismo. Pero es que nos queda un camino tan largo por recorrer. Yo no te puedo decir que soy una acerba feminista, pero es un tema que me preocupa. La desigualdad de oportunidades es infame e insoportable. La violencia contra la mujer, sobre todo en el marco de la familia, es terrible. No se ha hecho todavía lo suficiente. Besos !

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s