Los hijos del casi seguro

Casi nos vamos. México. Pero al final no. Yo yo estaba imaginando mi rutina: gimnasio todos los días y retomar la escritura al ritmo de 4 o 5 horas diarias. No haría falta tener un sueldo fijo por mi parte para ganarnos el pan. El pan que no como, la chica que me ayudaría con la limpieza con la que acá no cuento y ni falta que me hace, las horas de lectura que acabaría perdiendo en la manícura, el tiempo que digo que no tengo porque lo gasto en mirar el techo y pensar en lo bueno que sería irnos a vivir a otro lado. Alcanzaría con un sueldo. Sería fantástico. Viajaríamos con los chicos todos los fines de semana a un lugar distinto y aprenderían una nueva cultura. Me pusieron sobre aviso de la violencia. Dije que también acá hay violencia. Pero de otro tipo, me dijeron. Es cierto. No sé cuál es peor. Dijeron que no se puede manejar tranquilo allá, que te roban, que hay muchos asesinatos. Acá también me roban. El gobierno, que es alguien en quien uno debería poder confiar. Es como cuando el que te viola es tu tío o tu primo o tu padre. Una pierde la confianza en el futuro si aquellos que más deberían cuidarte te descuidan. Por eso empezamos a cansarnos y calculamos que irnos estaría bien. Al menos por un tiempo. Ya nos íbamos a arreglar. Pero al final no pasó nada y nos quedamos. Algún día tal vez nos vayamos atrás de nuestros hijos como se fueron nuestros padres tras nosotros. Y nuestros hijos se irán a otros sitios como nosotros pensábamos irnos y volveríamos a preguntarnos por qué fue que nos fuimos en primera instancia; por qué uno siempre está queriendo irse de todos lados: del trabajo, del barrio, de los amigos, de la pareja, del planeta. Para querer volver al mismo trabajo cuando te das cuenta que son todos una mierda, al barrio cuando descubrís que los vecinos no paran de hacer ruido en todas partes, a los amigos cuando ya no sabés cómo contar tus cosas porque aprendiste a hablar sola, a la pareja que acabó por casarse con otra y al planeta, que en cualquier momento acabaremos por destruir.

Advertisements
Los hijos del casi seguro

2 thoughts on “Los hijos del casi seguro

  1. Blue says:

    Te ha salido un texto redondísimo que comparto. Pero también pienso que cuando uno cambia de lugar, aunque todo sea la misma mierda, se puede sentir satisfacción solo con el cambio de decorado.
    Pienso (muy en el fondo) como tú, que ya que los hijos acabarán sabe Dios dónde, igual les vamos detrás, jaja.
    Besos, Maia.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s