Liderazgo

Hace ya varios años que comencé a interesarme por el tema del liderazgo, sobre todo porque suelo sentirme frustrada en mis trabajos y esto me ha llevado a la pregunta acerca de qué es lo que falla. Estoy ahora leyendo un libro de Marcia Reynolds que está dirigido sobre todo a líderes. Yo no ocupo una posición de este rango, pero tengo y he tenido jefes que no dejaron en mí la sensación de haber tenido un mentor o lider de quién aprender y que me permitieran desarrollar una carrera satisfactoria (solo en un caso y duró poco porque dejó la empresa debido a que su estilo no era acorde a los fines comerciales de la firma). Claro que yo no estoy exenta de “pecado”. Mis exigencias e impaciancia no fueron exactamente una buena base.

Ayer, leyendo el libro de Reynolds, encontré un párrafo que resume en pocas palabras lo que me hubiese gustado encontrar en algunos de mis jefes:

“[…] in which his own leaders challenged him to take on new tasks and roles, which helped him to feel like a significant player on a team that had a clear and important purpose. They also ensured he had the resources to succeed in his own way.” (The Discomfort Zone: How Leaders Turn Difficult Conversations Into Breakthroughs, Ed.Berrett-Koehler Publishers,  Oct. 2014, page. 136)

Y si intento reducir aún más este resumen, minimizarlo lo máximo posible, creo que me quedo con 5 palabras, las cinco marcadas en rojo: feel-purpose-his own way.

Luego de tantos años en el mercado laboral (mercado de oferta y demanda como cualquier otro, regido por las mismas leyes de conveniencia e interés económico), y de no haber conseguido adaptarme del todo a las reglas del juego, me sigue interesando el tema del liderazgo porque creo que es aplicable a todas las zonas del nuestra actividad diaria. Ser una buena madre es también saber guiar, liderar, a nuestros hijos hacia el éxito; el éxito que ellos deseen alcanzar y que no se refiere -solamente- a lo económico. Por otro lado, el tema me interesa desde el punto de vista sicológico y sociológico, la función del guía no ya espiritual sino “mental” en un mundo caótico, la capacidad de sacar lo mejor de los demás, el rol social que cumplen estas personas que -sin buscarlo en muchos casos- tienen seguidores naturales y, final y lamentablemente, la actual carencia de líderes entre los actuales políticos del país en el que vivo.

Advertisements
Liderazgo